Arturo de La Rosa no malbarató, regaló el patrimonio de los cabeños

Entregó en donación una fracción de tierra en el parque recreativo de Colinas Plus para la construcción de un templo de los Testigos de Jehová

Nunca fueron consultados los vecinos para que en pleno parque infantil se hiciera un templo religioso

*La donación la hicieron en los últimos días de Gobierno de Arturo de La Rosa Escalante

San José del Cabo, BCS.- Si al Gobierno de Armida Castro Guzmán lo señalan de malbaratar los bienes del Ayuntamiento de Los Cabos,  Arturo de La Rosa Escalante lo regaló y lo peor de todo, es que lo hizo violando el Plan de Desarrollo Urbano y los usos de suelo, un ejemplo de ello es el área de equipamiento urbano del fraccionamiento Colinas Plus donde en pleno parque recreativo donaron un predio para la construcción de un templo de la iglesia de los Testigos de Jehová.

Sin consultar a los vecinos y violando el uso del suelo, en el último día de la administración el Gobierno de Arturo de La Rosa Escalante (2015-2018) firmó la donación de una fracción del área de equipamiento urbano en el parque hundido del fraccionamiento Colinas Plus.

A los pocos días de  haber entregado la administración Arturo de La Rosa, los vecinos de Colinas Plus se vieron sorprendidos de que de la noche a la mañana un grupo de civiles cercaron una fracción del área de equipamiento urbano y en menos de dos meses edificaron un templo de la iglesia de los Testigos de Jehová.

Al parque hundido acuden todos los días familias  a realizar ejercicio, a utilizar los juegos infantiles, a platicar, a degustar alimentos en un restaurante que hay en el lugar, pero lo tienen que hacer conviviendo con las misas de los Testigos de Jehová.

El Mundo Digital en su momento entrevistó a varios vecinos del fraccionamiento Colinas Plus y nadie se dijo consultado por el Gobierno de Arturo de La Rosa Escalante para la donación de una fracción del parque hundido.

Todavía peor, fue en el último día de Gobierno cuando la Sindica Municipal Susana Zatarain firmó la documentación para que los  Testigos de Jehová  tuvieran una fracción de tierra para poder construir su iglesia todo ello pese a que es un lugar para recreación y esparcimiento de los vecinos.

Hasta el funcionario más neófito  sabe que no es compatible una iglesia de Testigos de Jehová con un parque recreativo, sobre todo cuando es un patrimonio del pueblo, no de funcionarios en turno que hacen y deshacen con las áreas del Ayuntamiento de Los Cabos.

Si a la alcaldesa la quieren crucificar por vender supuestamente una área de donación a un precio abajo del mercado, a Arturo de La Rosa lo debieron haber enjuiciando por andar regalando el patrimonio para templos en plenos parques recreativos.

Hoy quienes representan al PAN al interior del H. Cabildo, señalan a la actual administración municipal de vender a precio bajo del mercado una área de donación en Palmilla, cuyos recursos serían destinados para obras de protección a familias de Puerto Nuevo.

En su defensa el Gobierno actual a través del Tesorero Municipal Rigoberto Arce Martínez sostuvo que el valor del predio no lo pone el Ayuntamiento ni el particular que lo compraría, sino el Instituto Nacional de Valuación a través de su perito en Los Cabos, Vicente Castro Guluarte, por lo que sostuvo que los cuestionamientos son subjetivos y no tienen fundamento.