Deja Gobierno de Arturo de La Rosa 705 obras FANTASMAS en Los Cabos

La administración anterior entregó 22.7 millones de anticipo y al hacerse una auditoría no se encontraron las obras, entre las que destacan 70 recamaras y 45 cuartos de cocina en las delegaciones rurales

Se detectaron irregularidades en 11 contratos de obra signados por la anterior administración a empresas foráneas

Lo peor de todo es que asignaron contratos a empresas que ya venían arrastrado irregularidades en la construcción y entrega de obras

Ahora tendrá que comparecer el anterior Director General de Desarrollo Social, José Ramón García Burgoin, y tendrá que responder al cochinero que hicieron en los programas sociales en Los Cabos

Los Cabos, BCS.- En la auditoría preeliminar efectuada por la administración de Armida Castro Guzmán se detectaron 705 obras fantasmas en el Gobierno de Arturo de La Rosa Escalante por un monto de 103 millones de pesos, por lo que el H. Cabildo aprobó por unanimidad la comparecencia del anterior Director General de Desarrollo Social José Ramón García Burgoin y rinda una amplia explicación sobre las irregularidades detectadas y que privaron a familias vulnerables de acceder a los beneficios de una vivienda digna.

Este miércoles el H. Cabildo realizó una sesión Extraordinaria para analizar el Dictamen Relativo al Informe del Proceso de Revisión de Entrega Recepción del H. XII Ayuntamiento de Los Cabos al XIII Ayuntamiento de Los Cabos, donde detectaron graves irregularidades en los programas de vivienda que realizaba la Dirección General de Desarrollo Social.

De acuerdo al Dictamen entregado por la Comisión Especial de Entrega Recepción, integrada por los regidores Héctor Torres Tovar, Cristian Agúndez Gómez, Irene Román Salgado, Flavio Olachea Montaño y Tabita Rodríguez Morales, “de las acciones de mejoramiento de vivienda se tiene un monto global contratado de $75´950,251.43 pesos de los cuales se entregó el 30% de anticipo del monto total contratado, mismo que representa la cantidad de $22´785, 075.43 pesos derivado del pobre o nulo avance físico de todas y cada una de las acciones pactadas en los respectivos contratos”.

“En razón de que no se encontró documentación técnica justificativa de los atrasos y del incumplimiento de las obligaciones contractuales, se advierte la presunta responsabilidad administrativa en el uso irregular, indebido del anticipo de obras, de recursos federales por parte de los contratistas de obra, y la nula atención de seguimiento, supervisión control y revisión por parte de los anteriores Director General de Desarrollo Social y Director Municipal de Inversiones y Programas Federales y Estatales, del H. XII Ayuntamiento de Los Cabos, B.C.S. en el desempeño de su encargo”.

 

“Todo ello en perjuicio de las familias y beneficiarios que viven en condiciones extremas de pobreza y rezago social.”, sostiene el informe edilicio.

En la auditoría se pudo identificar que “para la ejecución de las 705 obras de mejoramiento de vivienda se signaron 11 contratos de obra pública con un periodo de ejecución de los trabajos comprendido entre el 22 de mayo al 30 de noviembre de 2018, reportando en el sistema MIDS con Sedesol y SFU con Hacienda avances físicos y financieros del 30 % ambos en el segundo trimestre del ejercicio 2018, resultando que el avance físico real promedio es del 7.64.

Según los reportes actualizados por los supervisores de obra y a la fecha del presente informe, NO se cuenta con una solo UNIDAD terminada al 100% y entregada al beneficiario.

La Comisión Edilicia acusa en su Dictamen que por parte de las anteriores autoridades “se omitió registrar información relevante para garantizar la continuidad oportuna y atención inmediata de La Administración Pública Municipal, destacando bajo esas condiciones el programa Federal Ramo XXXIII FAIS ejercicio 2018.

“De conformidad con las políticas públicas, lineamientos y reglas de operación de este programa federal, se destinan exclusivamente al financiamiento de obras, acciones sociales básicas y a inversiones que benefician directamente a población en pobreza extrema, localidades con alto o muy alto nivel de rezago social conforme a lo previsto en la Ley General de Desarrollo Social, y en las zonas de atención prioritaria”.

De la consulta y revisión de los expedientes unitarios de obra y acciones y a la inspección física en los sitios de trabajo, se advierten actos u omisiones que pudieran constituir o vincularse con faltas administrativas y posibles actos de particulares vinculados a faltas administrativas. Por ello, a continuación, se enlistan de manera enunciativa mas no limitativa las irregularidades encontradas:

Los expedientes técnicos de las obras y acciones no están debidamente firmados por la delegada de SEDESOL en el Estado de Baja California Sur.

En los procedimientos de contratación se advierten irregularidades en razón de que se signaron contratos de obra pública en el ejercicio 2018 con empresas constructoras y personas físicas que incumplieron con programas de obra en ejercicios 2017 y 2016.

No se encontró evidencia documental en los expedientes de obra, de que la contraloría social y los comités de obra que establece la normatividad federal hayan supervisado las obras y acciones en el periodo del mes de mayo al 29 de septiembre de 2018.

 

Se advierten irregularidades en la integración y definición del padrón de beneficiarios para la aplicación del programa Ramo XXXIII (FAIS) 2018, en razón de que, para la ejecución de acciones de mejoramiento de vivienda y suministros, la contratante No asigno a las empresas correspondientes los nombres ni la ubicación del total del padrón de beneficiarios.

Para la ejecución de las 705 obras de mejoramiento de vivienda se signaron 11 contratos de obra pública con un periodo de ejecución de los trabajos comprendido entre el 22 de mayo al 30 de noviembre de 2018, reportando en el sistema MIDS con Sedesol y SFU con Hacienda avances físicos y financieros del 30 % ambos en el segundo trimestre del ejercicio 2018, resultando que el avance físico real promedio es del 7.64 según los reportes actualizados por los supervisores de obra y a la fecha del presente informe.

Del punto anterior se tiene en consecuencia la imposibilidad de que esta nueva administración municipal pueda concluir en tiempo y forma todas las metas y objetivos autorizados bajo este programa federal y que bajo el principio de anualidad que establece la Ley de Coordinación Fiscal, los recursos federales que no tengan la condición de devengado al 31 de diciembre de 2018, deberán reintegrarse a la Federación, con los correspondientes intereses generados.

“En la ejecución de los trabajos, no existe evidencia en los expedientes de obra: sobre acciones concretas de atención, seguimiento, supervisión, control y revisión para garantizar el cumplimiento a las obligaciones contractuales por parte de las empresas y personas físicas, relativas al programa de ejecución de obra pactado. Asimismo la designación formal del residente de obra, entrega formal por escrito de los inmuebles o sitios de los trabajos, presentación de estimaciones de obra con una periodicidad no mayor a un mes en contravención de lo estipulado en la ley en la materia”.

“No existe evidencia de que las empresas contratadas llevaran un seguimiento, atención y registro de las Bitácoras de Obra, en igual condición la falta de minutas de juntas o reuniones técnicas para analizar los avances y la problemática de las obras. En general un manejo inapropiado de la bitácora de obra, como un instrumento técnico obligatorio que vincula jurídicamente a las partes en sus derechos y obligaciones.

Entre las obras fantasmas más graves destaca la construcción de 70 recamaras en Miraflores, donde a la empresa Coesa Obras S.A. de C.V. se le entregaron 2.9 de 9.7 millones de pesos como anticipo de obra y al hacerse una supervisión se encontró cero avance físico de obra.

Otra obra fantasma relevante es la construcción de 45 cuartos para cocina en la zona rural del municipio, donde se entregaron 1.7 millones de anticipo de un monto total de 5.4 millones de pesos (contrato DGOPYAH/DOP/SJC/OC/R33-018-18) y al hacerse una revisión simplemente no se encontró un ladrillo colocado en las obras.