Convocan CTM y CROC a la “Unidad Sindical” para frenar la reforma “neoliberal” de MORENA

Los dirigentes nacionales de la CTM Carlos Aceves del Olmo y de la CROC Isaías González Cuevas realizarán una gira de trabajo por Baja California Sur para convocar a la unidad sindical y crear un “frente común” contra la reforma que vienen promoviendo los legisladores de MORENA y que mutila muchas de las conquistas laborales del sector obrero como la libertad y la autonomía sindical, el derecho a huelga, permitir tres y hasta cuatro sindicatos como en Francia, etc.

El enemigo de los obreros no son los mismos obreros, el enemigo esta afuera y tenemos que enfrentarlo juntos para poder vencerlo, afirmó el jerarca cetemista que este fin de semana estuvo como invitado especial en el LXIL Consejo Nacional de la CROC encabezado por el Diputado Federal Isaías González Cuevas.

Aceves del Olmo al hacer uso de la palabra en el evento croquista efectuado en la Ciudad de México pidió a su homologo Isaías González Cuevas a ponerse de acuerdo para que, juntos, realizar una gira de trabajo por los 32 estados y hacer un llamado a la unidad sindical, para crear un frente común contra la reforma electoral de MORENA, porque “hay muchas cosas en ella que no son posibles hacerlas”.

El líder cetemista dijo que el enemigo del obrero no es el obrero, que son tiempos de unidad y que los tiempos actuales requieren de una unidad sindical, para frenar cualquier intento de mutilar las conquistas que le han costado lucha y sangre al sector obrero.

Entre los estados que estarían visitando se encuentra Baja California Sur, “vamos ir a poner orden, a decirle a nuestros agremiados que la CROC y la CTM no son enemigos, que ha llegado el momento de luchar juntos, al igual que  con otras centrales obreras que también advierten el peligro de que se pierda la libertad y la autonomía sindical con la reforma  morenista.

Tanto el dirigente nacional de la CROC Isaías González Cuevas como de la CTM Carlos Aceves del Olmo coinciden en que la reforma laboral que promueven los legisladores de MORENA sobreregula los procesos internos de los organismos gremiales, lo que afecta los derechos de los trabajadores.

Asimismo consideran que el outsourcing es un cáncer para el sindicalismo mexicano, porque propicia empleos con cero prestaciones, eventuales y bajos salarios. “El outsourcing debe desaparecer porque es un atentado contra los derechos sindicales”, han establecido los jerarcas sindicales.