Ni abusivos ni usureros, reviran bancos a sus críticos por señalamientos de altos cobros en servicios

Es del conocimiento de la opinión pública que en días pasados la fracción parlamentaria de MORENA en el Senado de la República, inició los trabajos para legislar en torno a algunas comisiones que se cobran en los bancos.

La ABM reconoce que en el Poder Legislativo se manifieste la inquietud de generar mejores condiciones de servicio y beneficios hacia los usuarios de los servicios financieros. Los bancos que constituyen esta Asociación, trabajamos por ese fin todos los días.

Sin embargo, durante estos días hemos sido testigos de una intensa actividad mediática de muchos actores que desde el Poder Legislativo algunos y otros aun como autoridades en el sistema financiero, que parten de datos equivocados y aseveraciones falsas que solo confundirán a la opinión pública y concretamente los clientes de los bancos.

Por dicha razón, la ABM aporta también a las autoridades financieras, a los representantes del Poder Legislativo, a los medios de comunicación, a los analistas políticos y financieros, a los clientes de los bancos y al público en general, información precisa, basada en datos duros y comprobables, que aporten elementos claros para la discusión pública.

Además, rechazamos con plena convicción términos como “usura”, “agio” y “abuso” que se han mencionado en diferentes ocasiones.

Reconocemos abiertamente el trabajo regulador de instituciones como el Banco de México, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), quienes han logrado que las comisiones y el resto de los precios de los productos y servicios bancarios hayan ido a la baja, producto del único mecanismo sano para poder lograrlo: el fomento a la competencia, no a través de la fijación de estos.

Finalmente, compartimos con los legisladores y con las autoridades la conveniencia de fomentar la educación financiera, para que los clientes y usuarios de la banca en México conozcan la amplia variedad de productos y servicios que existe en nuestro país, muchos de ellos sin ningún costo, así como que cuenten con la tranquilidad sobre la fortaleza de nuestras instituciones en beneficio de la estabilidad económica del país, y de que las condiciones de los productos y servicios que reciben de sus bancos se enmarcan en un contexto de verdadera competencia, a partir de datos correctos y no de juicios de valor equivocados.