Quieren prohibir terapias de conversión a la comunidad LGBTI

La violencia  y  discriminación generada  en  las  terapias transgrede derechos  humanos  fundamentales y   dañan  a  la  persona,  no  son  éticas  y carecen de fundamento científico

Para prohibir el sometimiento de personas a cualquier forma de tratamiento, procedimiento o exámenes  médicos  o  psicológicos por  motivo  de  su  orientación  sexual  o  de  su identidad de género, la Diputada Mercedes Maciel Ortiz (PT), presentó hoy una iniciativa con proyecto de decreto que reforma la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación y adiciona un  artículo  al  Código  Penal  para  el  Estado  Libre  y Soberano de Baja California Sur.

Advirtiendo que el  libre  desarrollo  de  personalidad  y  la  dignidad  humana,  conmina a tratar a nuestros semejantes por lo que hacen y no por lo que son, por propiedades  y  circunstancias  accidentales  tales  como  el  sexo,  la  raza,  de  ahí que  el  libre  desarrollo  de  la  personalidad  y  la  dignidad  esté  basada  en  la condición  de  seres  libres  escultores  de  sí  mismos,  capaces  de  tener  lo  que desean y ser lo que quieren ser.

“Es  de  primordial  importancia  mencionar  que  una  realidad  social,  polémica,  que divide sectores de la población y que confronta ideologías religiosas y políticas, es la  aceptación  de  la  comunidad  lésbico,  gay,  bisexual,  transexual, transgénero, travesti   e   intersexual,   que   no   son   aceptados   por   la   sociedad   dominante, prevaleciendo el rechazo”.

Acotó que la  protección  de  los  derechos  humanos  debe ser  considerada en todo ordenamiento jurídico interno, por lo que serán los Poderes Legislativos de las entidades federativas  del  país,  (como el Congreso  del  Estado  de Baja  California  Sur),  donde sin  lugar  a  duda, trabajan para protegerlos e incluirlos dentro de la normativa correspondiente a fin de hacerlos efectivos.

En su exposición de motivos, Ortiz Maciel sostuvo que la Organización de las Naciones Unidas, tiene presente el problema y reconoce que las  terapias  de  conversión  representan  una  tortura  para  la  comunidad  LGBTI  y solicitó a nivel mundial el cese de la aplicación de dichas terapias, ya que, conforme a la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y la  American  Psychological  Association,  señalan  que  la  homosexualidad  es  una variación natural de la sexualidad humana, por lo que no es una enfermedad.

La  violencia  y  discriminación generada  en  las  terapias  de  conversión,  transgrede derechos  humanos  fundamentales y   dañan  a  la  persona,  no  son  éticas  y carecen de fundamento científico y lamentablemente en muchos casos son los padres, tutores, amigos u otro factor de influencia sobre el ser humano que no tiene voluntad propia y es obligado a tomar dichas terapias de conversión;  quienes  buscan  personalmente  tomarlas,  lo  hacen  impulsados  por  el rechazo familiar o social.

La propuesta de la legisladora del partido del Trabajo, implica reformar las fracciones XXIX y XXX,  adiciona la fracción XXXI, todas del artículo 5 de la Ley para prevenir y eliminar la discriminación de BCS y adiciona un  artículo  205  bis  al  Código  Penal  para  el  Estado  libre  y soberano de BCS.

Compartir:
× WhatsApp