Cereso de Puebla; Hallazgo de un bebé sin vida en un contenedor de basura

Actualmente el Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, posee sobrepoblación de 40 %, en consecuencia, se enfrenta a un déficit de control y seguridad.

Así mismo, la crisis más reciente que se presentó fue el pasado martes 11 de enero; hallazgo del cadáver de un bebé de tres meses en los contenedores de basura de la prisión. Cabe destacar que el cuerpo presentaba una incisión en el abdomen.

De acuerdo con los reportes de autoridades ministeriales del estado, el menor ingresó de manera irregular, debido a la pandemia, no se permite el acceso masivo de infantes a las visitas, sin embargo, no habría aparecido en el registro establecido; ingresó de manera ilegal.

No obstante, Saskia Niño de Rivera, la cofundadora y presidenta de Reinserta A.C. , denunció que el menor tenía una incisión en el abdomen, lo cual estima que fue usado para ingresar droga a la cárcel.

“Cómo puede ser que las autoridades no se hayan dado cuenta que ingresó un menor muerto o vivo y que nunca egresó del penal, entonces dónde están los protocolos de ingreso de los niños que están adentro, quién ve que los niños que están adentro de la cárcel estén en un ambiente sano, controlado” expresó.

Del mismo modo, culpabilizó la actuación de las autoridades de Puebla y al gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, “por su incapacidad absoluta de mantener el control de un penal en el cual, pasó por desapercibido el asesinato de este bebé”.

Finalmente, la Fiscalía General del Estado (FGE) dio inicio a las investigaciones correspondientes; aseguran que se han intensificado los filtros de seguridad y también en las celdas para dar con el o los presuntos responsables.