Clausura ISSSTE grupos de lactancia materna

 

Este jueves 10 de diciembre, en la Clínica de Medicina Familiar “Dr. Carlos Estrada Ruibal” del ISSSTE, se llevó a cabo la clausura de los grupos de Lactancia Materna, a cargo de un grupo interdisciplinario coordinado por la enfermera especialista Isidra Gómez Santos, con la presencia de madres de familia acompañadas de sus bebés.

En el auditorio de esta unidad médica, es donde normalmente se llevan a cabo las reuniones semanales de orientación a las madres que quieren darles la oportunidad a sus bebés de tener una vida saludable desde temprana edad, a través de la lactancia materna. Allí, las asistentes intercambiaron sus experiencias, ya que algunas de ellas son mamás primerizas pero otras ya tienen experiencia amamantando.

Las mamás coincidieron en que la lactancia materna es un derecho, que tiene beneficios físicos y emocionales tanto para la madre como para el hijo o la hija. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna hasta los 2 años de vida y de forma exclusiva durante los primeros 6 meses.

Un aspecto que pudiera preocupar a las madres trabajadoras es una posible dificultad para conciliar la vida laboral y la lactancia, lo que hace que un 30 % de las madres abandonen la lactancia, y un 50 % dan alimentación mixta.

En este año, los objetivos de la Semana Mundial de la Lactancia Materna estuvieron centrados en unir esfuerzos multidimensionales de todos los sectores para facilitar que las mujeres puedan trabajar y amamantar en todo lugar, para lo cual, es necesario desarrollar acciones de apoyo por parte de los empleadores hacia las madres trabajadoras, para estas que continúen amantando.

Las instituciones también deben ser amigables con la lactancia materna, facilitando un espacio limpio, cómodo, con temperatura adecuada, una tarja donde lavarse las manos y los utensilios necesarios para que la madre pueda extraer su leche e incluso sentarse cómodamente para dar el pecho a su bebé.

Al hacer posible lo anterior, las empresas e instituciones se benefician ya que disminuye del 30 al 70 por ciento el ausentismo laboral, mejora la productividad, acelera y aumenta el regreso de la mujer al trabajo evitando así, contratar o capacitar a otro personal, además de que se tienen trabajadoras más felices, confiables y productivas.