Decepción ciudadana por los arranques de las administraciones municipales en BCS

‘’La Linterna de Diógenes’’

Por Enrique Kao

Apreciados amigos y lectores, agradezco la confianza y la invitación de Jorge Castañeda Ibáñez, editor de ‘’El Mundo Digital’’, la oportunidad de llegar a Ustedes con esta columna que he nombrado ‘’La Linterna de Diógenes’’ en honor al filósofo griego, Diógenes de Sinope, quien finco su filosofía en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. Mantengo mi compromiso de publicar sin sesgos, y sin arrodillarme ante los gobiernos y sus representantes. Seguiré el ejemplo de Diógenes, andaré con una linterna prendida de día y de noche buscando hombres y mujeres honestos, y aunque cuenta la historia que él nunca los encontró, yo espero tener mejor suerte que él.

Nadie me obliga a opinar sobre política y los asuntos públicos, pero siento la necesidad de hacerlo, porque también me siento responsable de la situación de mi país, de mi estado y de mi ciudad, por eso lo hago. Y no quiero aparecer como un pesimista, ni quiero que se me malentienda, pero estoy decepcionado del arranque de las administraciones municipales en nuestro estado. De todas.

Antes y durante el proceso electoral de Junio pasado, dije que no podíamos confiar ni en promesas ni en compromisos de los candidatos, y que antes de decidir nuestro voto debíamos considerar lo que han hecho antes, porque en eso no podían mentir, pues el pasado no se puede esconder, y quienes han sido corruptos, mentirosos e ineficientes, no dejarían de serlo en una nueva elección.

Los candidatos escenificaron durante la campaña electoral un guion que representaba perfectamente el papel que debían asumir en un proceso electoral: el de hombres y mujeres con la capacidad necesaria para administrar nuestros municipios con eficacia y eficiencia. Pero hoy como autoridades municipales, me queda claro que el cambio no lo hacemos todos, que no tenemos La Paz que queremos, que necesitamos más que arrojar el alma por un futuro mejor, que un gobierno de palabra no es suficiente y que no vamos a hacerlo juntos.

Los cinco alcaldes mintieron en serie y en serio durante sus campañas políticas, pero obtuvieron los votos necesarios que hoy los tienen en los despachos municipales. Pronto olvidaron los compromisos adquiridos y las promesas de integrar a los mejores hombres y mujeres a las distintas áreas de la administración municipal. El nepotismo, la irresponsabilidad de designar a funcionarios inhabilitados y con antecedentes penales, son solo algunas de las características de los ‘’nuevos’’ funcionarios que despachan a lo largo de nuestra geografía estatal en las cabeceras municipales.

En esta mi primera entrega para El Mundo Digital, empezare del sur al norte, y con quien a mi parecer es el más cínico y mentiroso de los cinco alcaldes en funciones, Arturo de la Rosa Escalante. Su primer gran mentira la dijo durante su discurso de toma de protesta: ‘’Los cabeños exigen funcionarios más capaces y eficientes, los cuales sean un ejemplo para la sociedad, y no los primeros sospechosos de incumplimiento de la ley’’.

Tres días después de su toma de protesta nombra como encargado del despacho de la Comisaría de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, a Cirilo Castro Cosió, que ya había sido subdirector de la policía en Los Cabos, y que no tiene aprobados los exámenes de confianza ni licencia para portar armas de fuego y a quien se le abrió una averiguación previa en la agencia del ministerio público de la federación de la Procuraduría General de la Republica, aunque esta no prospero.

Pero no es solo el encargado de la seguridad pública en Los Cabos, el único sospechoso de haber incumplido la ley. Ariel Castro Cárdenas, hoy director de Desarrollo Social, fue acusado de invadir una propiedad cuando fue director de Fomento Económico en la administración de Antonio Agundez. Y buen ejemplo para la sociedad no es Oscar Rene Núñez, nombrado director general del OOMSAPAS, a quien se le involucro en un millonario fraude inmobiliario, y que protagonizo un video pornográfico casero cuando fue candidato por el PRD a la alcaldía de Los Cabos, que inexplicablemente gano.

Arturo de la Rosa, que durante toda su campaña electoral utilizo las frases: ‘’El cambio es contigo’’ y ‘’El cambio lo hacemos todos’’, está dejando claro que el cambio no es con él. La realidad es que los antecedentes en el servicio público de algunos de sus encargados de los despachos municipales, demuestran que sus compromisos fueron diálogos ensayados para representar un papel en el escenario electoral, y que una vez más mintió sin el menor pudor o vergüenza. El ejercicio público requiere de honestidad, de conciencia, de dignidad y de mucha moral, pues se atraviesan grandes tentaciones. De esto Arturo de la Rosa nada sabe, bueno de tentaciones satisfechas sí.

Dentro de poco más de un mes se cumplirán los noventa días que Arturo de la Rosa les dio de plazo a sus colaboradores, para demostrar que son capaces para desempeñarse con eficacia y eficiencia en las distintas áreas a las que fueron designados. Hoy es el sentir de muchos cabeños que algunos de los funcionarios del XII Ayuntamiento de Los Cabos, deben salir para que su municipalidad recupere la ‘’H’’ de honorable. Y esperan también que Arturo de la Rosa rectifique y que recuerde sus compromisos de campaña, pues hasta ahora su administración no ha estado a la altura de la confianza depositada en él.

Arturo no es un político novato e ingenuo, y eso lo hace más peligroso. Sabe de política, que no aceptemos su desvergüenza y su cinismo es otra cosa. Pero que no nos crea tan estúpidos. La próxima semana les compartiré mi visión de los primeros 60 días de ‘’La Paz que queremos’’ y de La Paz, que nos está dando el presidente municipal Armando Martínez Vega. A quienes llegaron hasta el final de esta atípica larga columna, les agradezco su fina atención.

Compartir:
× WhatsApp