Derrame de aguas negras obligan a no comer alimentos en la calle

  • Los derrames de aguas negras aumentan la presencia de agentes contaminantes.

La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), recomienda a la población evitar el consumo de alimentos en la vía pública, durante y después de las lluvias, ya que pueden presentarse derrames de aguas negras, que aumentan la presencia de agentes contaminantes en el polvo de la calle.

Asimismo se pide a los propietarios de establecimientos fijos y semifijos, que no laboren cuando existan escurrimientos o encharcamientos de aguas negras, en su entorno, a fin de evitar brotes de enfermedades asociadas con el consumo de alimentos al aire libre, como parasitosis y diarreas.

La comisionada estatal de la COEPRIS, doctora Blanca Pulido Medrano, estableció que además, una vez reabiertos los locales, se pide en una primera instancia, que se mantengan limpio el entorno de los negocios, con cal y cloro.

Manifestó que la COEPRIS verificará que los establecimientos cuenten con agua, jabón y desinfectante, para la higiene de las manos, tanto de los empleados como de los consumidores, así como también, que se mantengan bien cubiertos los alimentos que se expenden al público y que los perecederos se mantengan debidamente refrigerados.

A los consumidores, se les insiste en el lavado y desinfección de manos, evitar el contacto con encharcamientos y escurrimientos de aguas negras, principalmente los niños y utilizar cal y cloro en el lodo que se genere en sus domicilios y ante la presencia de animales muertos y excretas, además de mantener limpios y tapados los depósitos de agua para uso y consumo humano.

Otros problemas de salud que pueden presentarse en lo inmediato son la dermatitis y la conjuntivitis.