Diabetes, hipertensión y obesidad en descontrol, aumentar riesgo de alzheimer: ISSTE

Las alteraciones progresivas de la memoria causadas por demencias no son consecuencia normal de la vejez, afirmó la especialista Isabel Cruz Valdez.

Llevar un mal control de enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, hipertensión, sobrepeso u obesidad, aumentan el riesgo de padecer Alzheimer, por lo que es de suma importancia que ante los primeros síntomas que afectan la vida cotidiana se acuda a un profesional médico, informó la psiquiatra del ISSSTE, Isabel Cruz Valdez.

Con motivo del Día Mundial del Alzheimer, que se conmemoró el 21 de septiembre, la especialista del Instituto aseguró que las alteraciones progresivas de la memoria causadas por demencias, no son parte normal del envejecimiento.

“Aunque el Alzheimer no es curable, la batería de tratamientos farmacológicos están destinados a retrasar su progresión en el deterioro de la memoria y alargar el tiempo de vida en mejores condiciones funcionales para los pacientes, lo cual, se complementa con terapias de rehabilitación física, mental y ocupacional”, puntualizó.

Tras precisar que esta enfermedad es la más frecuente de las demencias y constituye entre el 60 y el 70 por ciento de todos los casos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la especialista destacó que su diagnóstico temprano y la atención integral tanto a pacientes como a sus cuidadores, son los retos más importantes.

Prevenir y garantizar que una persona no va a tener este tipo de demencia, no es posible, aclaró. Sin embargo, hay recomendaciones que favorecen el funcionamiento de la memoria a través de estimular la formación de nuevas conexiones neuronales que puedan contribuir a contrarrestar las funciones que hacían las que se van deteriorando.

Lo anterior, explicó, “se logra cuando las personas emprenden actividades o aprendizajes totalmente nuevos, por ejemplo si son expertos en idiomas, que aprendan a tocar guitarra u otra actividad de su interés”.

Aunque suene a cliché, dijo la especialista, hay una serie de medidas que contribuyen a fortalecer la salud mental y las funciones cerebrales, como son llevar una dieta equilibrada y saludable y un adecuado consumo de agua; hacer de la activación física una práctica cotidiana, puede ser desde adoptar el hábito de caminar, subir y bajar escaleras o la práctica de un deporte.

Compartir:
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
× WhatsApp