Gestionan ante Federación bonos de infraestructura educativa para BCS

 

En reunión celebrada recientemente con la directiva y los integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de Construcción, CMIC, el titular de la Secretaría de Educación (SE), profesor Héctor Jiménez Márquez informó que en este mes, el Gobierno del Estado signará con la Federación un convenio que permitirá que en la entidad opere el programa de los bonos de infraestructura educativa.

Expresó que los bonos son certificados bursátiles fiduciarios que se listarán en la Bolsa Mexicana de Valores y que tendrán un prospecto que deberá ser autorizado por la CNBV y que tendrán como fuente de pago un recurso etiquetado que es parte del presupuesto y que está destinado a la infraestructura educativa.

Indicó que como lo anunciaron en su momento las autoridades del Gobierno Federal, los bonos parten de un programa que ha hecho la Secretaría de Educación Pública (SEP), donde se hizo un análisis a las condiciones de las escuelas de todo el país, en todos los niveles, encontrándose escuelas con mayor carencia en términos de infraestructura.

Dijo que estos apoyos se podrán invertir en mejorar las condiciones de 100 planteles que requieren ser reconstruidos, ya que por sus características, principalmente por su antigüedad ya no responden a los requerimientos de los edificios actuales, principalmente en lo que se refiere a las instalaciones eléctricas.

En esta reunión el presidente de la CMIC Jorge Moore Valdivia dio la bienvenida a los asistente así como a los nuevos socios . En este encuentro también tomó la palabra el titular del Instituto Sudcaliforniano de Infraestructura Educativa, ISIFE Carlos Rivas Lizaola quien fue presidente del organismo empresarial y quien invitó a los integrantes de la cámara a seguir trabajando en la noble de tarea de construir espacios educativos de calidad.

Por otra parte el estudio que generó el programa de los bonos registró un universo de alrededor de 32 mil planteles, que necesitan mejoras en su infraestructura para que los niños y las niñas tengan un espacio digno para estudiar, los cuales pueden atenderse con dichos apoyos durante los próximos tres años y requieren de una inversión en infraestructura de alrededor de 50 mil millones de pesos.