IMPARTICIÓN DE JUSTICIA EN LOS CABOS.

Autor: Lic. Bethoven Castrejón García

Delegado de la CONCAAM en BCS

 En los últimos años el municipio de Los Cabos ha sido, víctima de los experimentos del compadrazgo y de algunos otros favores y/o compromisos de algunos POLÍTICOS EN EL PODER , lo que ha traído consigo JUECES que han dado mucho de que hablar, debido a la falta de seriedad en su actuar, a tal grado, que ya hasta “apodos” tienen algunos y solo por citar algunos ejemplos en los pasillos de los Juzgados se les conoce como “El Juez Marco Antonio Regil, por aquello de atínale al precio y a otro, El Juez La Chilindrina, pues así como dice una cosa dice la otra”.

Lo cierto es que uno de los pilares que sostienen a la impartición de justicia en cualquier sistema democrático se ha perdido y es nada más y nada menos que la CONFIANZA CIUDADANA EN QUIENES TIENEN EN SUS MANOS IMPARTIR JUSTICIA, lo anterior a razón de que las resoluciones que se emiten no se acercan a lo que la JUSTICIA MISMA CONSTRIÑE, pues ni es ciega, ni imparcial y mucho menos objetiva, más bien tiene que ver con los intereses económicos de uno de ellos y con los sentimientos personales del otro, peor aun LOS JUECES SE HAN VUELTO TAPADERAS Y/O CÓMPLICES DE LA FÁBRICA DE CULPABLES (PROCURADURÍA GENERAL DE JUSTICIA DEL ESTADO) y la pregunta obligada es ¿QUIÉN SUPERVISA LAS SENTENCIAS QUE EMITE UN JUEZ?.

EL JUEZ NO PUEDE RECURRIR A SUS ANOMALAS INCLINACIONES PERSONALES O SUS OPINIONES PARTICUlARES. EL JUEZ NO PUEDE RECURRIR A SUS VALORES INDIVIDUALES QUE CONTRADICEN LOS VALORES DEL SISTEMA, SINO QUE DEBEN TOMAR LA MEJOR DECISIÓN DENTRO DEL MARCO DE CONSIDERACIONES OBJETIVAS (ARON BARAK).

Lo anterior nos ha dado como resultado ver, escuchar y vivir historias tales como: “inocentes y sus familias viviendo verdaderos viacrucis en el Cereso de Los Cabos,   demasiados culpables que son liberados y continuán delinquiendo con plena libertad y protección en las calles, solo por citar una de tantas historias que bien podrían publicarse en telerisa.

Mucha de la culpa es de quienes formamos parte de la comunidad jurídica en Los Cabos, nuestro silencio cualquiera que sea la razón, ha provocado que estos SEUDO JUECES, continúen haciendo de las suyas, hoy por hoy tenemos que LEVANTAR LA VOZ EN UN SOLO GRUPO y pedir que por fin se apruebe EL CONSEJO DE LA JUDICATURA LOCAL.

Que revisen las sentencias del Juzgado Primero de Primera Instancia Penal, del cual su titular parece gozar de plena libertad para hacer de las suyas pero no solo las sentencias de los particulares, también las sentencias de los defendidos por el Defensor de Oficio, sentenciados que no pueden mas que aceptar lo que su señoría diga porque si se quejan les va mal y el Defensor de Oficio no puede presentar una queja pues son del mismo equipo.

Es momento de dejar de ser comparsas de este tipo de atropellos, TRANSPARENCIA ES A LO QUE ESTAMOS OBLIGADOS A EXIGIR.

 

 

 

Compartir:
× WhatsApp