Masacre en playa Palmilla; la noticia que le dio la vuelta al mundo; hoy cobra vigencia con el retiro de pluma de vigilancia

Los Cabos, BCS.-  La mañana del 7 de agosto del 2017 un grupo de sicarios juveniles ingresaron a la playa Palmilla y con armas de alto poder ejecutaron a cinco civiles, entre ellos una mujer.  Dos años después la alcaldesa Armida Castro Guzmán regresa al mismo lugar para retirar la pluma instalada como medida de disuación contra actos de la delincuencia, todo ello ante la presión social de que ello representaba la privatización de uno de los  balnearios naturales más visitados por la población.

La mañana de este sábado 25 de enero  Castro Guzmán, acompañada de funcionarios e integrantes del H. Cabildo, con soplete quitó la pluma de acero que, con el apoyo de agentes de seguridad privada,  el desarrollo Palmilla controlaba el acceso de los automovilistas y con ello se inhibía la actividad de la delincuencia.

Cuando los sicarios llegaron la mañana del 7 de agosto del 2017 a la playa de Palmilla, ninguna autoridad los pudo detectar y detener; empuñando  AK-47 “Cuernos de Chivo”, R-15 y otras armas de alta poder,  cruzaron todo el balneario ante la sorpresa de turistas extranjeros y población local, hasta llegar a donde estaba una familia  y sin mediar palabra de por medio los  rafaguearon.

En pocos segundos la playa quedó desierta de bañistas, después harían su arribo paramédicos de la Cruz Roja  y cuerpos policiaco militares para  contabilizar el número de ejecutados, que quedaron a un costado de un grupo de palmeras.

Una mujer que tenía a su recién nacido en brazos, también fue atacada y aunque cayó herida de muerte,  su hijo resultó ileso y fue rescatado por testigos y entregado a sus familiares.

En el lugar de los hechos quedaron sin vida cuatro  personas del sexo masculino, uno de ellos menor de edad que no tendrían ninguna relación con la delincuencia organizada, simplemente estuvo en el momento y el lugar equivocado. La quinta víctima era una mujer.

La masacre en playa Palmilla fue parte de la ola de violencia que se vivió en el destino turístico el año 2017 y que al final dejó más de 400 civiles ejecutados, todo ello durante el Gobierno Municipal de Arturo de La Rosa Escalante.

A partir de ese momento, todo aquel automovilista que entraba y salía era registrado por los agentes de seguridad privada que controlaban la pluma de acceso, situación que inhibía posibles actos de la delincuencia.

Ante la presión social de que se había cerrado el acceso a la playa Palmilla, este sábado regreso la alcadesa y retiró la pluma que limitaba el acceso vehicular.

La primera edil cabeña recordó que el acceso a la playa es de toda la ciudadanía, sin embargo, hace algunos años al no ver disposición de los Gobiernos, los desarrolladores decidieron colocar la pluma de acceso para tener control de vendedores ambulantes, vándalos y hasta delincuencia.

“Derivado de eso, los empresarios tomaron la iniciativa de ayudar y hoy, se retira completamente la famosa pluma de Palmilla, así como cualquier malentendido que pudiera existir porque en esta XIII Administración las playas son libres, son de los ciudadanos y de los visitantes”, destacó la presidenta.

Recordó que el deber del Ayuntamiento de Los Cabos es vigilar, proteger y garantizar el uso de las playas, que sean seguras y limpias, al tiempo que recalcó que, primero está el derecho de la ciudadanía, y en ese sentido felicitó el trabajo de la Comisión Edilicia de Desarrollo Urbano, Planeación, Ecología y Medio Ambiente.

Armida Castro Guzmán dijo sentir orgullo al compartir con turistas y con empresarios, lo que representa para todos la Playa Palmilla, que seguirá siendo de todos los cabeños: “Nos corresponde como Gobierno comprometer la seguridad, realizar la limpieza y garantizar que los accesos a todas las playas de Los Cabos sean libres”, agregó.

Por su parte, el representante del desarrollo One & Only Palmilla, Juan Antonio Aguilar, aseguró que retirar esta barrera vehicular, significa la confianza que tienen en el actual Gobierno Municipal al tomar la estafeta del control de la seguridad en el área, por lo que dijo, se sienten agradecidos y en total disposición de coadyuvar en ese esfuerzo con la Dirección General de Seguridad Pública por el beneficio de la comunidad cabeña.

Será el tiempo el que diga si retirar la pluma  es o no una buena medida, porque hay que recordar que en el 2017 el titular de la Policía Municipal era Juan José Zamorano  y hoy de nueva cuenta se le ha dado la responsabilidad  de mantener la tranquilidad de los cientos de bañistas extranjeros y locales que todos los días acuden a dicho balneario natural.

Compartir:
× WhatsApp