Ni las derrotas ni los triunfos son para siempre; 10 años después, triunfa la Izquierda en BCS

Hace 10 años, justo un 11 de junio, escribía en mi muro personal: “ni las derrotas ni los triunfos son para siempre”.

Momentos antes, Luis Armando Díaz, candidato del PRD-PT a la gubernatura, aceptaba que el resultado de la jornada electoral le era adversa.

En la casa de campaña, rondaban las caras tristes, las decepciones y la gran interrogante de ¿Qué sigue?.

En el equipo de enfrente, todo era fiesta, con Marcos Covarrubias Villaseñor, la alianza del PAN-PRS y PH, se alzaban con el triunfo.

Cuando pensábamos que había pasado la pesadilla, vino lo peor.

Una vez que habían tomado protesta y ya en funciones, inició la cacería:

En  Monterrey, Nuevo León, fue detenido el ex gobernador Narciso Agúndez Montaño, cuando asistía a la graduación de su hijo menor, Narciso.

En operativos simultáneos en La Paz y Los Cabos, eran detenidos Luis Armando Díaz, Alfredo Porras Domínguez, Héctor El Pipi Ibarra y Guillermo Jauregui, todos ellos funcionarios del Gobierno de Narciso Agúndez Montaño.

Todos ellos fueron absueltos de los cargos que se les imputaba, peculado, incumplimiento de un deber legal, etc.

La historia recoge que se les fabricaron delitos y el objetivo era dejarlos en la ruina política y sujetos al escarnio público.

En su momento lo lograron, varios periodistas y medios de comunicación se ensañaron con ellos; como un verdadero circo romano, los exhibieron, sin cabello, tras las rejas, y con su uniforme de reo.

Eran tiempos oscuros para la izquierda en Baja California Sur.

Pero 10 años después, la cara de la moneda es diferente.

Ahora la fiesta sonríe a la izquierda: ganaron la gubernatura, 12 de 16 diputaciones locales de mayoría relativa, con los candidatos plurinomoninales, tendrán mayoría absoluta, tres de cinco alcaldías y las dos diputaciones federales.

Luis Armando Díaz y Alfredo Porras, ahora son diputado local y federal.

Narciso Agúndez logró que su  primogénito, Christian Agúndez Gómez, haya sido el candidato con mayoría de votos por parte de la Coalición Juntos Haremos Historia, y tendrá un escaño  en el próximo Congreso local.

Vuelta a la historia, me queda claro que ni los triunfos ni las derrotas son para siempre.

Que en el oficio del desquite ni te piques.

Pero la Coalición MORENA-PT, debe entender que en la jornada del 06 de junio la ciudadanía no les dio un cheque en blanco, deben aprender la lección de hace 10 años, cuando a fuerza de votos fueron sacados del poder público, tal como hoy ocurre con el Partido Acción Nacional.

¿O usted qué opina amable lector?.

Compartir:
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
× WhatsApp