Pese a pandemia, no se frenó servicio de hemodiálisis en hospitales de BCS

Durante 2020 se otorgaron 5800 sesiones para pacientes con insuficiencia renal

En el marco de los esfuerzos que desarrolla para mejorar la atención de pacientes con enfermedades crónico- degenerativas, con la perspectiva de que logren una mejor calidad de vida, la Secretaría de Salud de la entidad, a través de su Unidad de Especialidades Médicas, UNEME Hemodiálisis, ha garantizado la prestación de servicios y tratamientos esenciales para pacientes con deficiencias renales que carecen de seguridad social en IMSS o ISSSTE.

Los tratamientos de diálisis son indispensables para preservar la vida de quienes padecen esta condición progresiva e irreversible, por lo cual, durante la contingencia sanitaria por el Covid, las sesiones terapéuticas se realizan bajo una programación de citas, para regular el aforo y tener un control de movilidad al interior de la unidad que garantice la seguridad tanto del paciente como del personal de salud, indicó el director de la institución, Ricardo Rubio Reynoso.

La salud renal es fundamental, ya que los riñones filtran los desechos y el exceso de líquidos en la sangre, pero cuando se presenta insuficiencia renal, los niveles de retención de líquidos, electrolitos y desechos, se acumulan en el cuerpo causando diversos problemas de salud indicó el funcionario al puntualizar, que tan solo en 2020 se brindaron 5 mil ochocientos sesiones de hemodiálisis y mas de 40 mil sesiones de diálisis peritoneal.

Este 11 de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón, el cual tiene por objetivo sensibilizar y difundir información en la población para cuidar su salud, comentó Rubio Reynoso al indicar que la enfermedad renal ocurre como consecuencia de diversos padecimientos crónicos no transmisibles, las más comunes son la diabetes mellitus y la hipertensión arterial, por lo que el control oportuno de presión arterial, colesterol y glucosa en sangre puede evitar la hemodiálisis y luego el trasplante de riñón.

En ese sentido, el funcionario mencionó que, para reducir la frecuencia e impacto de la enfermedad renal crónica, es vital darle importancia al cuidado de los riñones, por lo que se recomienda a la población activarse y mantener un peso saludable, comer saludable, reducir el consumo de sodio, tomar 2 litros de agua simple diariamente, no fumar, y revisa los niveles de glucosa en sangre y presión arterial.

Compartir:
× WhatsApp