Facebook y Instagram se inundan con casos de maltrato animal

Ciertos  jóvenes del estado de BCS se están tomando muy en serio el trabajo de ganar seguidores y likes para sus redes sociales de manera inapropiada, ya que se está haciendo una moda subir videos maltratando a seres vivos que no se pueden defender muy que sus voces muchas veces no son escuchadas y por ende las historias de los perros y gatos maltratados pasan a un segundo plano el del olvido y el de la poca empatía.

DOS CASOS QUE HAN CIMBRADO A LA OPINION PUBLICA EN BCS

1-Hace unos días causo gran indignación entre los cibernautas un video de un joven que salía torturando a un gato mientras que la novia de este grababa el acto, los dos con carcajadas seguían el maltrato como si fuera lo más normal del mundo y para el colmo lo hacían publico en su misma red social, los dos jóvenes son menores de edad y del municipio de los Cabos. Hecho que no gustó para nada pues el video del maltrato fue compartido miles de veces y entre los comentarios de los usuarios había quienes se querían juntar para darles una paliza y otros más asentaban que los padres de los menores de edad maltratadores ya habían visto el vídeo e iban a tomar cartas en el asunto pues no estaban de acuerdo con el material que sus hijos habían dado a conocer.

2-El segundo caso sucedió en el ejido Benito Juárez en el municipio de Mulegé donde un grupo de jóvenes subieron a sus redes sociales un video donde otro sale arrastrando a un perro con una soga en su cuello, al parecer el canino ya había muerto por envenenamiento pero la burla y desfachatez del menor fue lo que causo indignación entre los habitantes y grupos de rescatistas de perros pues o daban crédito a lo que veían sus ojos pues se notaba la saña con el que era arrastrado por la terracería del lugar.

3-Al tener el impacto negativo de quienes veían el vídeo los protagonistas del mismo bloquearon sus cuentas para que nadie más tuviera acceso, pero evidentemente ya era demasiado tarde, en tanto los padres del mismo dieron a conocer que el canino ya estaba muerto y que solo el menor de edad se había acomedido a tirarlo, pero evidentemente no era la forma.

Compartir:
× WhatsApp