Sin afectar su consumo humano moluscos bivalvos capturados en litorales de BCS

 

La Comisión Estatal para la Protección de Riesgos Sanitarios, COEPRIS, en BCS levantó desde este fin de semana el cierre precautorio para la extracción, comercialización y consumo de moluscos bivalvos en Bahía Magdalena, municipio de Comondú al no encontrar evidencias que afecten el consumo humano de estos productos, informó la Comisionada Estatal de la institución, Blanca Pulido Medrano.

Pulido Medrano señaló, que luego de tomar muestras y realizar pruebas de laboratorio a los moluscos extraídos en esa zona del litoral sudcaliforniano, se encontró que los valores de estos, son menores a lo establecido por la norma oficial mexicana para la sanidad de ese tipo de alimento.

La funcionaria estatal mencionó que como parte de los monitoreos regulares que la institución aplica, se encontró en una primera etapa de análisis hechas a ostión japonés, que estas rebasaron los niveles permitidos de ácido okadaico, que es una biotoxina marina que es nociva para el ser humano en concentraciones superiores a las que marca la norma.

En este sentido abundó que en seguimiento al protocolo oficial establecido en estos casos, el área a su cargo determinó el pasado ocho de abril, establecer una cierre precautorio para la extracción, comercialización y consumo de todos los moluscos bivalvos que se extraen en las zonas 2 y 3 del complejo Bahía Magdalena – Bahía Almejas, en la localidad de Puerto San Carlos, municipio de Comondú, en lo que se obtenían los resultados de las pruebas de laboratorio, enviadas a nivel central a la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura, CCAYAC.

La Comisionada para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, Blanca Pulido Medrano enfatizó que este laboratorio nacional, emitió un dictamen en se descartó la presencia de la biotoxina marina en mención, por lo que desde el nueve de abril la COEPRIS levantó el cierre precautorio para la extracción, comercialización y consumo de moluscos bivalvos en Bahía Magdalena y con ello se autorizó a los pescadores de Puerto San Carlos que continúen con toda regularidad su actividad productiva.