Víctima de abuso sexual pide justicia al Gobernador Carlos Mendoza Davis

La mañana de este lunes la joven Tiffani  Ha, acompañada del grupo de Resistencia Violeta, realizó una manifestación pacífica en la sede de la Procuraduría General de Justicia en San José del Cabo para exigir castigo en contra de 3 individuos que en el 2019 cometieron abuso sexual a su persona.

En una amplia carta que difunde en su cuenta personal de Facebook la jóven teme que los agresores puedan lograr su libertad  al ser familiares de importantes funcionarios del actual Gobierno estatal, así como de familias de poder económico que quieren comprar su silencio con dinero y hasta acosándola para que desista de su querella en contra de sus agresores.

“Que tiemblen los jueces y los judiciales. Nunca tendrán el privilegio de mi silencio, señala.

Aquí su carta integra donde revela los hechos:

“He luchado por justicia. Enfrentarte a agresores poderosos que se amparan bajo el poder del dinero, ofreciendo callar mi silencio por medio de su abogado y abogada.. Queriendo comprar mi valentía y negociarla por una libertad… Esa valentía que me hizo no callar el abuso sexual del que fui víctima”

“Que me hizo levantar la voz para pedir justicia. Justicia que hoy busco llegue por medio de un juicio en contra de mis agresores.

El poder de sus apellidos. Amparados en sentirse intocables por ser familiar uno de ellos de políticos en el poder. Convencida estoy que el Gobernador del Estado no se prestará a proteger a su familiar.. Sé que el Estado no protegerá a un violador. Confío en la autonomía del poder judicial del Estado también.

Confío en mi verdad. Un juicio en contra de dos de ellos que inicia este lunes 15 de febrero a las 11 de la mañana en  el Centro de Justicia Penal de San Jose del Cabo,  en manos de tres jueces porque no hubo una sola mujer que fuera considerada para conformar el Tribunal de Enjuiciamiento.. solo tres hombres ante ellos estará la decisión de culpabilidad de mis agresores.

Para muchas personas soy el número 154 en San José del Cabo, ese es el número de mi causa…. estoy de pie desnudando mi sufrimiento porque no pienso callarlo más, no solo fui víctima de 3 personas que me arrebataron mi libertad sexual, mi dignidad autoestima y mi salud, también lo soy de sus familias, que me acosan, me cazan y me difaman; diciéndole a la comunidad que mis intenciones son cambiar mi verdad por dinero.

Que justifican descaradamente a 3 violadores nombrándome “puta” y usan sus exuberantes recursos para que no paguen por sus hechos.

“Soy víctima de sus abogados que buscan encubrir sus crímenes, porque lastimosamente la justicia tiene precio, cuestionan en audiencias mi integridad, mis valores, mí decencia sin darme descanso, ni voz, solo el brote de unas lágrimas y un nudo en la garganta con sabor a ilicitud”.

“Soy víctima de un sistema penal que tiene favoritismos estructurales hacia los hombres, de jueces que proclaman el concepto de imparcialidad y aceptan pruebas basadas en acoso sin siquiera dirigirme la mirada”.

“Por nueve meses he sido revictimizada una y mil veces por los encargados de darme libertad de derechos, preocupándoles poco si tengo los recursos para continuar”.

“Víctima de una comunidad que me ha prejuzgado; que consideran que por lo vivido no tengo tengo derecho a salir ni a reír, que me acusan a mí de mentirosa, hablan a mis espaldas y todos se creen con derecho a opinar.

Tuve que dejar de trabajar por las secuelas que me dejaron, por una depresión que hasta el día de hoy ha necesitado atención psiquiátrica y psicológica, que me llevo a lacerarme e incluso pensar en la muerte”.

“Casi pierdo mi carrera a la que le dedique tanto tiempo y esfuerzo, por docentes y directivos con falta de perspectiva de género, llegando a decir que no fui la primera ni la última”.

“A rastras he intentado desesperadamente  de sobrellevar el huracán en el que se ha vuelto mi vida, Buscando nuevamente sentido y dirección, pero a pesar de la pesadez que pueda traerme esta lucha, la cual parece no tener fin, tengo la frente en alto, porque no solo es por mí, es por las que estuvieron antes, que por miedo a vivir de todo lo que yo padezco callaron. Porque pienso en mi hermana menor y sé que si no actuó, el día de mañana puede seguir ella o cualquiera de nosotras”.

“No me voy frenar, voy a exigir una y otra vez hasta que la indiferencia duela, hasta que ninguna justificación sea válida para pasar encima de nuestros derechos, me quitaron todo incluso el miedo, solo me queda sed de justicia y si aparezco muerta el día de mañana, o si desaparezco, no me fui, me censuraron, hago responsable a sus familiares y a las autoridades, porque no, no tendrán hoy ni nunca más la comodidad de mi silencio”.

“Te pido te sumes a que se visualice la violencia que vivimos.. Que no la volvamos invisible.. Las víctimas tenemos derecho a la justicia..! Pero una justicia real.! No simulada..! Hoy soy yo! Mañana puedes ser tu!! Y ahí estaré a tu lado!!

No es no!!

Concluye en su carta.

Compartir:
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
× WhatsApp